Translate

25 febrero, 2010

EL LUGAR DE GRANADA DONDE EMPECÉ A VIVIR



En este puente sobre el río Darro (Puente Espinosa) se conocieron mis padres. Mi padre iba a visitar a una hermana suya que vivía justo cruzado el puente y a veces se dejaba caer sobre sus poyetes mientras charlaba con los amigos y conocidos del barrio. Allí supongo que puso sus ojos en una muchacha que cruzaba el puente para acudir a su trabajo en un taller de costura. No conozco los detalles ni los flirteos oportunos, pero si sé que este fue el sitio donde se conocieron. Y no me imagino un sitio mejor ni más romántico para conocer el amor de tu vida que este, ni me imagino un mejor marco para homenajear a los buenos padres que la fortuna me ha dado. Aún ahora, cuando todavía puedo mirar el rostro de mi madre, cuando ella me dice lo que me parezco fisicamente a mi padre, no puedo dejar de imaginar lo felices que pudieron ser en su momento con los primeros vientos del cariño. Siempre que paso por este puente no puedo dejar de pensar que de algún modo está en el comienzo de lo que soy. Y me alegro que ese recuerdo sea justamente en este lugar tan impresionante y desde luego me alegro de ser hijo de quien soy, de mis padres Eugenio y Carmen.